Biomasa

Reduzca los costes de su factura energética con el uso de la biomasa. La utilización de la biomasa como fuente energética aporta una serie de ventajas diferenciales respecto al uso de otras energías. Es más barata que gasóleo, la electricidad y el gas natural, teniendo su aplicación directa a equipos energéticamente eficientes.

Tanto si se trata de un uso residencial, como especialmente en la aplicación a procesos industriales, el desarrollo técnico actual permite la integración de la tecnología de biomasa (caldera) de forma segura y fiable, con equipos totalmente automatizados y programables.

Por otro lado, es tremendamente respetuosa con el medio ambiente, produciendo unas emisiones de CO prácticamente nulas, en contraposición con las energías procedentes de recursos fósiles.

Uno de los principales beneficiarios en el uso de biomasa son los usuarios del sector industrial. La aplicación de calderas de biomasa consigue reducir cuantiosamente los costes energéticos soportados por la industria.

Son múltiples las aplicaciones del uso de esta energía en el sector industrial, donde destaca la  generación de calor, la participación en procesos de cogeneración, hornos industriales, y ser la base central de sistemas de calefacción y secado en procesos de producción.

Esto permite aplicar la biomasa a una gran cantidad de sectores industriales, que tienen la oportunidad de mejorar su eficiencia y ahorrar grandes cantidades de dinero en relación al uso de combustibles fósiles.